10 consejos para quien va a recorrer el sureste asiático

¿Primer viaje al sureste asiático? Es normal que tengas mil dudas y algo de reparo en visitar un lugar tan lejano y con unas costumbres y una cultura tan diferentes, sin olvidar lo complicado que puede ser comunicarse con personas que tienen una lengua tan distinta a la nuestra. Sin embargo, que no cunda el pánico, pues al fin y al cabo las personas se rigen por los mismos actos y rutinas, y tan solo hay que acostumbrarse a su manera de hacer y entender las cosas. Tranquilízate y lee los siguientes diez consejos para saber a que atenerte en tu viaje recorriendo el sureste asiático:

  1. NO ORGANICES TODO EL RECORRIDO

Un viaje de esta magnitud no merece estar atado y bien atado, pues un lugar tan lejano y exótico para nosotros puede dar lugar a muchos planes alternativos que no esperabas, y sería una pena no poder disfrutarlos por el mero hecho de tener una ruta marcada e inalterable. Establece algunos lugares y ciudades para visitar, y marca un recorrido general, pero una vez allí déjate llevar por lo que encuentres y te apetezca hacer.

  1. ALÉJATE DE LAS ZONAS TURÍSTICAS

Es normal iniciar el viaje en alguna capital para después seguir una ruta más o menos turística, pues todos nos sentimos atraídos por los mismos lugares, además de que nos dan más facilidades a los extranjeros. Sin embargo, al final acaba por ser un encuentro constante con otros turistas, lo que limita el conocimiento de lo local, así que piérdete en algún momento y conoce pueblos o partes más escondidas pero llenas de riqueza local y cultural.

  1. NO SIGAS AL PIE DE LA LETRA LA GUÍA

En consonancia con el punto anterior, está bien disponer de una guía que nos dé ciertas indicaciones, pero lo cierto es que todos los turistas tendrán marcados los mismos puntos “imperdibles”, que después no dejan de estar llenos de visitantes y se alejan de lo local. Por ello, está bien que tengas una guía de referencia, pero no andes todo el día con la nariz metida en ella.

  1. ¡REGATEA!

Sí, el regateo forma parte de la vida local de los países del sureste asiático, así que anímate y prueba este juego no exento de trucos y habilidades negociadores. Pero no lo conviertas en una pelea, sino en algo divertido de lo que hasta puedes conseguir gangas.

  1. RESPETA LA CULTURA LOCAL

La cultura y religión de los países del sureste asiático son completamente diferentes, además de que muchos de ellos son musulmanes, por lo que te recomendamos que seas respetuoso a la hora de vestir o de realizar ciertas prácticas que, aunque habituales para nosotros, no lo son para ellos.

  1. NO A LA EXCURSIONES CON ANIMALES

Por favor, no es muy difícil comprender que los animales que nos exhiben y proponen para excursiones no están ahí por su propia voluntad, además de que no es muy natural tenerlos enjaulados o que respondan tan bien a nuestras ·apetencias”. No es natural para ellos y no debemos contribuir a este maltrato.

  1. APRENDE ALGUNAS FRASES DEL IDIOMA LOCAL

Está claro que recorrer el sureste asiático no implica aprender todas las lenguas que nos vayamos encontrando, y que por supuesto está bien utilizar el inglés como idioma para comunicarnos, pero aprender algunas palabras (hola, adiós, gracias) para cumplimentar es un detalle muy respetuoso para con los locales.  

  1. INFÓRMATE SOBRE LO QUE VAS A VER

O hazlo a medida que lo vas conociendo, pues es muy interesante aprender las historias que están detrás de aquello que visitas, además de que adquirirá el sentido que le falta a tu entendimiento inicial.

  1. EQUIPAJE LIGERO Y CÓMODO

Recorrer el sureste asiático implica hacer la maleta una y otra vez, ensuciarte, caminar mucho, coger muchos transportes, etc., por lo que no va a ser agradable andar con una mochila repleta de ropa de más o de objetos no realmente necesarios, así que limítate a unas pocas prendas de ropa, bien cómodas, y deja sitio para los regalos de la vuelta. Además, la ropa allí es muy barata y puedes comprarte sin problemas lo que vayas necesitando.

  1. COME EN LA CALLE

La comida allí es taaaan diferente que no puedes perderte sus olores y sabores, así que anímate a comer como lo hacen los locales: en la calle, y olvídate de restaurantes donde puedes comer platos habituales para nosotros.

10 consejos para quien viaja a Barcelona: atención, vas a desear hacer una mudanza para Barcelona

A Barcelona empiezan a sobrarle los turistas, y es por ello que se debe visitar con cautela e intentando sumergirse en lo local, pues cada vez nos encontramos más restaurantes y atracciones destinadas exclusivamente a los visitantes, aunque no por ello debemos perdernos la oportunidad de conocer la ciudad más cosmopolita de España, amén de que es una villa maravillosa y bonita. De hecho, vas a querer mudarte a ella si lo que buscas es una gran ciudad en la que poder encontrar de todo y cerca del mar, así que tal vez necesites encontrar empresas de mudanzas económicas para Barcelona.

  1. ALÓJATE FUERA DEL CENTRO

Estamos de acuerdo en que disponer del alojamiento en el centro nos permite movernos con mayor facilidad por los puntos turísticos, pero también vas a encontrarte rodeado todo el día extranjeros y otros visitantes (no locales), además de que cualquier comercio que necesites va a tener precios altos, tanto para desayunar, como para comer o comprar una simple botella de agua para comenzar la jornada de visita. Por ello, y aprovechando las buenas conexiones del metro, alójate un poco más lejos el centro, pues te dará la oportunidad de conocer una parte local de la ciudad y comprar más barato.

  1. ALÉJATE DE LAS GRANDES MULTITUDES PARA COMER Y BEBER: BUSCA LO LOCAL

Y lo mismo te recomendamos para las comidas: cuanto más lejos del centro más barato te saldrá, además de que podrás disfrutar de platos realmente locales y no de menús destinados a extranjeros, los cuales serán sin duda más caros. Por tanto, aléjate de las Ramblas y el Paseo de Gracia para tomar algo si no quieres que calidad de tu bebida o comida baje mientras que el precio suba.

  1. ¡NO COMAS PAELLA!

La paella no es el plato típico de Barcelona, sino de Valencia, así que no caigas en comerte una porque, aunque te la estén vendiendo como la mejor, muchas veces es de dudosa calidad, además de ser un timo para los turistas. A menos que estés a pie de playa (pues en muchos otros lugares de España también la hacen y está rica), déjala para otra ocasión y opta por típicos platos barceloneses que sin duda estarán más deliciosos.  

  1. COMPRA EL TICKET DE 10 VIAJES PARA EL METRO

Puesto que Barcelona es una ciudad bastante grande y tiene puntos lejanos entre ellos para visitar, no dudes en comprar el ticket de 10 viajes para moverte con facilidad en el metro sin necesidad de comprar un ticket cada vez que vayas a utilizarlo, además de que ahorrarás un poco.

  1. NO ES NECESARIO HACER LA RUTA DEL MODERNISMO

Uno de los grandes atractivos de Barcelona son sus monumentos modernistas (Casa Batlló, Parc Güell, La Pedrera, etc.), pero no es una obligación visitarlos todos, pues están bastante alejados entre sí y puede resultar un tanto cargante y pérdida de tiempo para visitar otras partes de la ciudad. Opta por alguno de ellos (Parc Güell, sobre todo) y deja tiempo para más cosas.

  1. SACA TUS ENTRADAS DE LA SAGRADA FAMILIA CON ANTELACIÓN

La Sagrada Familia es monumento más visitado de Barcelona y la obra maestra de Gaudí, por lo que las colas para comprar las entradas pueden ser muy largas, así que ahorra tiempo (y dinero) comprándolas con antelación a través de su web: www.sagradafamilia.cat

  1. PIÉRDETE POR EL BORN Y EL BARRIO GÓTICO

Y por eso de que no hace falta visitar toooodos los monumentos, no pierdas la oportunidad de guardar el mapa durante un rato y perderte por los barrios típicos del Born y el Gótico, pues sus calles estrechas y sinuosas te pueden hacer descubrir rincones maravillosos.

  1. VISITA EL MERCADO DE LA BOQUERÍA

Por supuesto, una visita obligada es el mercado de la Boquería, donde colores, olores y sabores te transportarán a otros tiempos. Date una vuelta y no dejes de comprar fruta fresca para tomar en ese mismo instante.

  1. NO ESCOJAS COMO PLAYA LA BARCELONETA

El barrio de La Barceloneta es digno de visitar y un lugar donde pararse a donde tomar algo, pero su playa… es de las peores de la zona, así que no tengas mucha prisa en disfrutar de un baño allí, pues tanto agua como arena están sucias. Si tienes tiempo, visita otras playas de la costa Brava. No te arrepentirás.

  1. PREPÁRATE PARA ANDAR O ALQUILA UNA BICICLETA

Pese a que el metro de Barcelona conecta muy bien sus diferentes barrios y zonas, la ciudad te va a obligar a andar y andar sin descanso, así que ve con calzado cómodo, mentalízate o incluso alquila una bicicleta para que los paseos sean más amenos.